El título de este post es una generalización de lo que me pasa a mi. Lo que verdaderamente quiero exponer es por qué inconscientemente, sin darnos cuenta, pensando en otras cosas, se nos ocurren las mejores soluciones para problemas muy complejos. Buscando un poco sobre el tema encontré un artículo en la Harvard Business Review que hablaba sobre ello.

La raíz de este funcionamiento radica en las capacidades de nuestra mente consciente e inconsciente. Estudios psicológicos han demostrado que el pensamiento consciente puede ser una cruda e inefectiva herramienta, ya que posee una limitada capacidad de proceso, independientemente del tiempo que pasemos pensando una solución.

Nuestra mente consciente es capaz de encontrar una solución óptima basándose solo en unos pocos parámetros, el problema es encontrar los correctos. Habitualmente tratamos con gran cantidad de pros y contras, y nos equivocamos al dar el peso relativo a cada uno de ellos. Y cuanto más pensamos en ello, más importancia damos a datos irrelevantes. Si nos ofrecen pocos inputs normalmente si somos capaces de encontrar la buena solución.

Por suerte, hay otra manera de tomar decisiones difíciles: no pensar mucho en ellas. A la larga, tu mente inconsciente, que es capaz de manejar muchísimos más datos, te dirá lo que debes hacer. Muchas veces a esto lo llamamos intuición, y decimos que la solución es la que sea, pero no sabemos porque la hemos tomado.

¿No os ha pasado a veces que intentáis acordaros de algo y no sois capaces, y pensando en otra cosa que no tenga nada que ver os viene a la cabeza lo que habíais olvidado? Es exactamente el mismo caso, vuestra mente inconsciente entra en acción y busca en sus registros aquello que necesitáis.

Por lo tanto, usad vuestra mente consciente para obtener la máxima cantidad de datos posibles sobre un problema, pero no analicéis la información. En vez de eso, pensad en cualquier otra cosa, dar un paseo, leer algo, iros de vacaciones… Y dejad que vuestro pensamiento inconsciente trabaje el tema. Dentro de un tiempo veréis como vuestra “intuición” os propone una solución acertada.

Anuncios