En el anterior post os expliqué que tenía un nuevo ordenador con Windows Vista, y que no había tenido problemas. Bueno, pues rectifico en este post. Por cierto, lo que viene a continuación es absolutamente técnico, por lo tanto si no sois apasionados del tema no continuéis.

La única cosa que no había probado es el VMWare. Yo uso la versión gratuita del Server, que me va fantásticamente para instalar otros sistemas operativos y hacer mis pruebas. Para los no iniciados, es un software de virtualizacion, que te permite tener sistemas operativos diferentes corriendo a la vez en un mismo ordenador huesped. Normalmente tengo un Ubuntu Server, un OSX, y un Windows XP. Además acostumbro a virtualizar máquinas físicas de las personas que me piden ayuda, usando el Ultimate Boot CD con una serie de añadidos para inyectar los drivers del VMWare en las imágenes de los sistemas, porque así tengo su entorno exacto y me es mucho más fácil hacer pruebas sin tener que instalar mil cosas en mi portátil.

Pues bueno, antes de nada miro el soporte que daba VMWare a Vista, y vi que era experimental para el Server… Ufff, que mosqueo. La prudencia me dice que mejor hago un backup antes de instalar nada en mi portátil nuevo. Voy a las herramientas a buscar el NTBackup de siempre, y oh sorpresa, ahora se llama “estado y configuración de copias de seguridad”, que miedo… Lo ejecuto, y vaya porquería, es el típico programa para usuarios no expertos, demasiado sencillo, no te deja hacer nada de nada, y bien bien no sabes lo que hace cuando lo ejecutas. No me gusta. Además no permite hacer copias completas del sistema en un disco de red. Por aquí no vamos bien.

Entonces pienso en mi querido Norton Ghost, y lo bien que va para hacer imágenes de disco. Pues ahora los de Symantec han añadido un nuevo producto, Norton Save & Restore, que es fácil de usar, y a la vez muy potente, para hacer copias de seguridad automáticas e imágenes de discos, incluso trabajando y con ficheros abiertos. Fantástico, compro una licencia de este producto y lo instalo en mi portátil, y hago un backup completo de mi disco en la unidad Iomega de 1 Tb que tengo en mi ordenador de sobremesa usando un recurso compartido de Windows. Ya estoy preparado para lo que sea.

Me bajo el VMWare server y lo instalo en mi portátil. Primer problema, aun no se ha acabado de instalar el producto, y Windows Vista me obsequia con un mensaje que dice que el sistema tiene un error grave y se va a reinicializar en un minuto. Horror. El sistema se reinicializa, pero no me deja hacer login, ni con el sensor de huellas dactilares, ni directamente con la contraseña del Active Directory. Horror horror. Menos mal que me he hecho un backup. Por suerte Save & Restore viene con un CD bootable que permite restaurar una imagen de disco aunque está esté en otro ordenador. Fantástico, mi ordenador portátil vuelve a funcionar a la perfección.

Antes había instalado el VMWare player en mi ordenador de sobremesa de casa, que también tiene Windows Vista, y no me había dado ningún problema. Curioso. Para probar, Instalo en mi ordenador de sobremesa el VMWare Server, y no da ningún problema. Muy curioso. Bueno, al menos tengo un Server en un ordenador accesible que me permite crear las máquinas virtuales, y podría instalar el Player en mi portátil para seguir teniendo las máquinas de pruebas. Además había leído por algún sitio que se podían crear máquinas virtuales con el Player. Dicho y hecho, instalo el Player en mi portátil, y, ohhhh, horror, me hace exactamente lo mismo que el Server. Mal vamos. Miro en la página web de VMWare, y el soporte para Vista es experimental para el Player. Fatal.

Pues francamente, a mi me iba muy bien tener la máquinas virtuales en mi portátil. ¿Y si pruebo Microsoft Virtual PC? Me gusta mucho menos que VMWare, porque este último puede correr tanto en Windows como en Linux, pero al menos podría virtualizar en mi ordenador portátil. Venga, vamos allá, me lo bajo de la página web de Microsoft, y lo instalo. De entrada, es mucho menos bonito que el otro, pero si funciona bien lo damos por bueno. Además cuando lo arranco se queja de la red, y tengo que instalar un driver virtual siguiendo unas instrucciones que encuentro por internet. Intento instalar el Ubuntu Server desde una imagen ISO, tal como había hecho muchas veces con el VMWare, y me hace cosas raras con la pantalla, que soluciono cambiando la configuración del instalador. Continuo, y llega un momento en la instalación que me dice que no encuentra el CD, cuando ya llevaba un rato instalándose justamente de ese CD… Mi paciencia se acaba. No puede ser que mi querida VMWare no soporte Vista, ha de haber alguna solución.

Restauro otra vez el backup (y van tres veces) para no dejar ni rastro del Microsoft Virtual PC, y me voy a la web de VMWare a ver que me cuentan. Y, ohhhh, aleluya, el VMWare Workstation si soporta Vista. ¡Bien! El producto es de pago, pero cuesta poquito, si funciona vale la pena. Como estoy ya algo mosqueado, me bajo la versión de prueba y lo instalo. Ningún problema, no me hace cosas raras, se reinicializa lo justo y parece que funciona bien. Solo hay un pero, y es que no me instala un servicio a nivel de conexión de red que es necesario para que la máquina virtual comparta la misma tarjeta de red física que el sistema operativo huésped, pero se instala en un segundo, y a funcionar.

Ya tengo mi OSX, mi Ubuntu y mi Windows XP funcionando en mi portátil. Fin feliz de la História. Y me he comprado una licencia de VMWare Workstation, que seguro amortizaré muy rápidamente. Analizando un poquito el problema, pienso que debe ser algo relacionado con los servicios de virtualización de red del Server y el Player, pero sin confirmar.

Este post me recuerda a las aventuras del escritor Jerry Pournelle (habeis leído “la paja en el ojo de Dios“, un clásico de la ciencia ficción, os lo recomiendo) en la revista byte en los años 80. Cada mes el Sr. Pournelle explicaba sus instalaciones y desinstalaciones en sus ordenadores, algo parecido a lo mío de este fin de semana. Nos hacemos mayores.

Anuncios