Hace unos días leía en el Daily Drucker una entrada que me gustaría compartir con vosotros. La verdad es que sobre este tema ya había leído en otros sitios, y tenía pendiente escribir sobre ello.

En la juventud, todos nos hemos preguntado ¿Qué queremos ser de mayores? Pero casi nunca nos preguntamos ¿Por qué cosa queremos que nos recuerden? Y si lo hacemos, seguro que nuestra respuesta no es la misma en la juventud que al irnos haciendo mayores.

Pero es algo que nos hemos de ir replanteando a medida que vamos madurando ¿Por qué? Porque es algo que nos ayuda a renovarnos, ya que nos induce a vernos como otra persona, aquella como la que quieres ser. Si sois afortunados, alguien os hará esa pregunta lo suficientemente pronto para que vosotros la vayáis recordando, y os la vayáis haciendo al ir avanzando en vuestra vida.

Pensad en ello, y plantear vuestras metas y objetivos a largo plazo en función de vuestra respuesta. Añadir tareas a vuestro GTD para ir avanzando en esa dirección. Simplificar al máximo vuestra vida, y concentraros en lo esencial, lo que es importante para vosotros. Plantearos cada una de las cosas que hacéis cada día, cada semana, cada mes, y relacionarlas con lo que es importante pasa vosotros. Si, ya sé que tenemos que hacer muchas cosas por obligación, eso no se puede evitar. Pero seguro que hacemos muchas cosas superfluas, que podemos evitar, y aprovechar ese tiempo para hacer cosas que de verdad importen.

Me encanta un principio de Stephen Covey, empieza con el fin en mente. Piensa como quieres que hablen de ti, y actúa en consecuencia para conseguirlo.

Si tenéis curiosidad, a mi me gustaría que me recordasen, entre otras cosas, como una persona que intentó hacer a la gente feliz, ayudándola, pero nunca intentando cambiar su forma de ser.

Y aquí tenéis la pregunta, ¿Cómo os gustaría que os recuerden?

Anuncios