El otro día leí un artículo que me pareció interesante sobre la motivación y desmotivación de los trabajadores. Ya sabéis que en este blog acostumbro a hablar de productividad, y los trabajadores desmotivados son claramente poco productivos. El artículo original está aquí.

Sobre los factores que motivan a los trabajadores no voy a hablar, ya que básicamente ya los he tocado en alguna entrada, como la titulada como ser un buen jefe, o la que he intentado dar a mis equipos. Pero nunca había tocado las causas de desmotivación. Coincido completamente con las causas que se detallan en el blog, las cuales son las siguientes:

  • Tolerar malos resultados de trabajadores penaliza a los que funcionan bien. No solo eso, sino que muchas veces, por desconocimiento real de lo que hace cada persona, o por la facilidad que tienen algunos de venderse bien, se promociona a personas impresentables en detrimento de otras mucho mejores.
  • Mantener secreta información crítica para el éxito del trabajo. Súper típico de los jefes inseguros que creen que siendo imprescindibles van a mantener su puesto de trabajo, y se quedan para ellos información relevante, y así se sienten más importantes.
  • La promoción de un ambiente competitivo entre trabajadores. Con esto se destruye la sensación de equipo que es tan necesaria en la organización. Además se fomenta que la experiencia de unos no pueda ser aprovechada por otros.
  • Infrautilizando las habilidades y los talentos de los trabajadores. Ya he comentado mi certeza de que una parte muy importante del éxito de un equipo radica en que su líder sea capaz de conocer de cada persona lo que mejor sabe hacer, y lo use para que el proyecto vaya bien. Además, si a las personas les ponemos a hacer cosas para las que no están preparadas, les podemos producir estrés innecesario.
  • Tratar a trabajadores injustamente y de forma errática. Muy típico de los líderes lunáticos, que según como se levantan, así tratan a su equipo. Yo soy de los que pienso que tus problemas personales no los has de llevar al trabajo, y viceversa. Y que siempre has de tratar a las personas con corrección y constancia.
  • Crítica destructiva en vez de crítica constructiva. Muy típico también de los jefes inseguros. Hemos de aprovechar los errores competidos para aprender de ellos, y verlos como una oportunidad para formar a las personas de nuestro equipo.
  • Reuniones poco productivas. Normalmente son reuniones sin un orden del día, o sin un moderador firme que corte cualquier intento de salirse del guión. En el fondo estas reuniones demuestran la falta de responsabilidad de las personas, ya que hacer que las reuniones a las que van sean productivas es una de las funciones de cualquier trabajador de una empresa.
  • Objetivos poco claros. Todos trabajamos mejor si sabemos hacia dónde va a llevar a la empresa nuestro trabajo, y es responsabilidad de los líderes establecer unos objetivos claros, y convertirlos en acciones que lleven a cabo conscientemente los trabajadores. También la comunicación es muy importante.
  • Reglas innecesarias. Por ejemplo burocracia excesiva. Actualmente los sistemas de información permiten automatizar gran parte del trabajo administrativo, por lo que el papel muchas veces es redundante y hace que los trabajadores sientan que hacen un trabajo inútil.
  • Permitir la política dentro de la empresa. Y también usar a los trabajadores en beneficio propio, para que den la cara por nosotros en nuestros choques con otras personas de otros departamentos.
  • La inflexibilidad de los jefes. Es muy importante escuchar y analizar los puntos de vista y la manera de hacer las cosas de las personas de nuestro equipo, y nunca imponer nuestro criterio a toda costa. Además hemos de comprender las circunstancias personales de cada uno, y adaptar nuestras exigencias hacia las personas a ellas.

¿Y vosotros que pensáis? ¿Creéis que falta alguna?

Anuncios