Posts anteriores: establecer la sensación de urgencia, crear un comité del cambio potente, falta de visión, mala comunicación de la visión, eliminar los obstáculos, planificar y crear logros a corto plazo.

Muchas veces, después de varios años trabajando para el cambio, podemos tener la tentación de declarar victoria con el primer logro importante. Está bien celebrar lo conseguido, pero aun no hemos ganando la guerra. Es muy importante que los cambios se hayan propagado y estén implantados en todos los ámbitos de la empresa, y eso puede tardar años. Si no es así, podemos tener regresiones.

Por ejemplo, en los casos de reingeniería, cuando se contratan carísimos consultores para hacer el trabajo, es muy habitual, una vez se consiguen los primeros logros, pagar al equipo externo y finalizar su proyecto. Por desgracia, muchas veces los cambios introducidos no están suficientemente asimilados y van desapareciendo poco a poco en los años siguientes.

También es muy importante que el equipo interno no se disuelva con los primeros logros, ha de continuar trabajando para el proyecto hasta que la nueva visión esté perfectamente asimilada. Muchas veces los grupos de resistencia dentro de la empresa son los que, cuando se consiguen las primeras cosas, engrandecen el momento, y hacen que el grupo promotor del cambio baje la guardia, perdiendo el ritmo. Cuidado con esto.

Lo que se ha de hacer como lideres es aprovechar los logros conseguidos para acometer metas mayores. Hemos conseguido credibilidad, y hemos de aprovecharla. Ataquemos las áreas de la empresa que se han resistido más al cambio o que aún no han sido afectadas, prestemos atención a las promociones, a las contrataciones y al desarrollo de las personas en esas áreas. Ataquemos nuevos proyectos de cambio en consonancia con la visión, aprovechemos la euforia de lo conseguido para conseguir mucho más.

Anuncios