Si habéis leído la introducción de este blog sabréis que intento dar ideas para ser más felices en nuestra vida. Si, ya sé que puede sonar algo prosaico, y que si alguien tuviera un método infalible, aplicable a todas las personas, para ser feliz, seguramente sería rico y famoso. Al final se trata de que cada uno busque su camino usando las indicaciones que yo, y muchísima gente, da en sus blogs, libros, o medios de comunicación.

Siempre he pensado que una de las claves de la felicidad laboral es trabajar en lo que uno está más capacitado. Las personas tenemos diferentes fortalezas y debilidades, y trabajamos de diferentes maneras. Hay gente que tiene memoria fotográfica, otros memoria espacial; algunos aprenden leyendo, otros escuchando; unos valemos para los números, otros para las letras; unos son mañosos, otros patosos. Lo que está claro es que es difícil cambiar nuestras habilidades innatas, podemos mejorar nuestros puntos flacos, pero difícilmente superaran a lo que se nos ha dado de nacimiento.

Todos estos factores conforman nuestro estilo de trabajo, y creo que es importante para nuestra felicidad conocerlos. ¿Trabajáis mejor solos o con otros? Si es con otros, ¿mejor como subordinados, en equipo o como superior? ¿Necesitáis un trabajo estructurado y predictivo, u os gustan las sorpresas? ¿Qué tal trabajáis bajo presión?

También tenéis que tener en cuenta vuestros valores personales, y comprobar si son comparables, o al menos compatibles con vuestros puntos fuertes. Yo creo que para ser feliz, si hay un conflicto entre vuestros valores y vuestras fortalezas, tenéis que escoger los valores, ya que si no lo hacéis os corromperéis, y a la larga se destruirán vuestras fortalezas.

Os propongo un ejercicio para conoceros mejor. ¿Por qué no tomáis notas cada vez que vuestra motivación sube, o cuando os sentís desanimados en el trabajo? Seguro que encontrareis un patrón en eso que os ayudará a conoceros mejor y a encontrar aquello con lo que estáis más cómodos.

Después solo se trata de encontrar aquel trabajo en el que estéis mejor. Si, ya se, así dicho suena fácil. Nada más y nada menos que encontrar aquel sitio en el que nuestros valores y fortalezas encajen más. Sabéis, yo siempre digo que no hay empresas buenas o malas, todas tienen sus cosas, solo hay empresas en las que tu encajas mejor o peor. Esa es la clave. Y sé que es difícil encontrar la adecuada, incluso puede pasar que no la encuentres jamás. Pero, ¿no pensáis que en una entrevista de trabajo podríais hacer preguntas para conocer si vuestro estilo se adapta a la empresa a la que vais a ir? ¿Cuántas veces lo habéis hecho? Está claro que en un primer trabajo no puedes exigir mucho, o si no tienes otra cosa, pero conocer la empresa a la que vais al menos os puede ayudar a adaptaros mejor a ella.

Pensadlo un poco, conoceros mejor, y preparar vuestras preguntas para la próxima entrevista.

Anuncios