El otro día estaba escuchando un podcast de manager tools en el que hablaban de cómo mantener en tu organización a los knowledge workers. La verdad es que por este blog aun no había hablado de este tipo de trabajadores, y ya toca, porque toda mi vida profesional he trabajado con ellos.

Cuando se lo explicaba a mi mujer esta mañana me decía si estos trabajadores son los maestros de escuela… Pues sí, estos son de este tipo, pero hay muchísimos más. El término knowledge worker lo definió mi autor de cabecera Peter Drucker en 1959, anticipándose a lo que estaba por venir, en su libro landmarks of tomorrow. Drucker predijo que los mayores cambios en la sociedad vendrían por el uso de la información.

La definición de diccionario que a mí más me gusta, dada por Tomas Davenport, es aquel trabajador cuya principal función es hacer algo con el conocimiento, sea crearlo, distribuirlo o aplicarlo. Por lo tanto, puede ser cualquiera que trabaje en planificar, adquirir, buscar, analizar, organizar, archivar, programar, distribuir, vender, transformar o usar información. Puede parecer que se trata solo de gente relacionada con los sistemas de información, pero no es así, también pueden ser los abogados, médicos, maestros, investigadores, ya que al final cada vez mas gracias a la informática la posibilidad de manejar información está mucho más al alcance de todos. En el fondo, Drucker lo que intentó es definir los sucesores de los trabajadores manuales clásicos de las fábricas.

¿Os ha quedado claro? Los trabajadores del conocimiento tienen los medios de producción entre sus orejas, en su cerebro. Al final se trata de una evolución de la economía industrial, la cual se basa en la producción de bienes a base de procesar materias primas, en otra en donde la manipulación de la información y el capital intelectual son la materia prima y el producto obtenido.

El otro día mí amigo Dani, que dirige varias secciones industriales de la fábrica donde trabajo, entro en mi blog y me hizo algunos comentarios sobre lo poco que él podría aplicar de lo que yo explico en su día a día. Si, es cierto, no es lo mismo tratar con trabajadores de planta que con trabajadores del conocimiento. Al final, en la planta, Dani decide la organización del trabajo, donde y cuando se han de hacer las cosas, y la secuencia de las operaciones, pero en mi caso por ejemplo, que dirijo un equipo de informáticos, esto no es así. Normalmente mi equipo es libre de organizarse el trabajo a su manera, de buscar las herramientas que necesiten, de buscar información sobre lo que tienen que hacer, y de hacer las cosas en el orden que mejor les vaya. Al final se trata de que el trabajo salga adelante. Este tipo de trabajadores no producen por horas, es algo mucho más abstracto. Ellos no se sienten pagados por trabajar de 8 a 5, sino por ser efectivos.

Es un tema que da mucho de sí. Pienso que voy a profundizar más en algún otro post. Pero para acabar de momento me gustaría dar algunas características de los buenos knowledge workers, según mi opinión, y que os animaseis en los comentarios a dar las vuestras. Ahí van:

  • Conectan a la gente con las ideas
  • Su trabajo está orientado a objetivos
  • Añaden valor a la organización
  • Están especializados en algún área
  • Utilizan internet para buscar soluciones a sus problemas
  • No se conforman con las soluciones fáciles
  • Trabajan bien en equipo

 

Anuncios