Mi amigo Cosmocax se cambia de trabajo, y me ha pedido consejo sobre cómo llevarlo. Los que seguís este blog sabéis que yo me cambié hace casi tres meses, y me ha ayudado mucho el libro the first 90 days, de Michael Watkings. Pienso que vale la pena hacer una serie de entradas sobre el tema para ayudarle un poquito, y aquí va la primera. Los primeros tres meses son muy importantes, ya que nos han de permitir crear la inercia adecuada para triunfar en el nuevo rol.

Lo primero que tenéis que hacer es promocionaros vosotros mismos. Pero, cuidado no tiene nada que ver con hacer una campaña de marketing en la nueva empresa de lo divinos que sois. Quiere decir que os tenéis que preparar mentalmente para atacar el nuevo reto, dejando atrás el pasado, repito, es muy importante dejar atrás el pasado, y trabajar duro para entender la nueva posición que vais a adoptar. Muchas personas que cambian de trabajo o son promocionadas internamente fracasan en su promoción personal, yo he de decir que en algo de esto he fallado, hasta darme cuenta de mi error. Otro fallo es pensar que vas a triunfar en tu nuevo trabajo actuando de la misma manera que hasta ahora, y la única diferencia va a ser que tendrás más autoridad. Os tenéis que adaptar a la nueva realidad, y aquí tenéis algunos consejos:

  • Romper con lo anterior: normalmente cuando decis que os vais de un sitio, pasa el tiempo volando y ya estáis en el nuevo. Todo el mundo tiene muchísimas cosas que quieren que acabéis y no os dejan vivir. Por lo tanto no hay corte entre un trabajo y otro. Es importante que al menos tengamos una buena transición mental, por lo que lo mejor es que os imaginéis en el nuevo trabajo cuanto antes. Cread imágenes mentales de cuando dejéis el trabajo antiguo y entréis en el nuevo. Pensad en las diferencias entre el trabajo anterior y el nuevo, y como deberéis actuar para adaptaros. Tomaros tiempo para celebrar el cambio, aunque sea con la familia y compañeros más cercanos. En definitiva, poned vuestra mente en modo cambio.
  • Los 90 primeros días son muy importantes. La transición empieza en el momento que os aceptan en un trabajo nuevo, y acaba a los 90 días después de estar en el sitio nuevo (aproximadamente, por supuesto esto no es categórico) En ese tiempo la gente ya espera que hayáis dado algún resultado, por lo tanto la barrera de los tres meses ha de ser un hito para vosotros. Tenéis que pensar en lo que vais a conseguir en ese tiempo.
  • Cuidado con vuestros puntos vulnerables. La empresa os contrata porque cree que valéis para el puesto. Pero normalmente se basan en vuestra experiencia anterior. No caigáis en el error de creer que podéis actuar al 100% de la misma manera. Pensad cuales son los problemas que os gusta más resolver o con los que os movéis mejor, para ver justamente lo contrario, lo que se os da peor. Tenéis que dedicar tiempo también a las actividades que no os hacen estar cómodos o que hacéis peor, y si hace falta pedir ayuda para aprender de las personas que sean buenas en estas.

El libro explica la historia de Douglas Ivester, que fue promocionado de director financiero a director general de Cocacola. Esta persona había ejercido también como director de operaciones con muchísimo éxito, por lo que parecía lógico el ascenso. Pero como director general fracasó estrepitosamente. El personaje era extremadamente detallista, algo muy importante en los otros roles, pero fatal para el de dirección general, ya que le hacía involucrarse demasiado en el día a día y no en los aspectos más estratégicos de su nueva función. Este hombre era muy capaz, pero no pudo cambiar el chip, por lo que fracasó con todas las de la ley.

Anuncios