Entradas anteriores: los primeros 90 días, la importancia de la formación.

Seguimos explicando buenas prácticas en un cambio de trabajo. Sobre los primero éxitos que consigas en tu cambio de trabajo se ha hablado ya mucho, porque te han de permitir que tus superiores, tus compañeros y la gente de tu equipo vean que algo nuevo y bueno está pasando. Los logros dan energía, credibilidad, y valor a la organización, por lo que es importante escogerlos bien. Las equivocaciones más comunes que todos cometemos son las siguientes:

  • Intentamos abarcar demasiado, o en otras palabras, no nos centramos lo suficiente. Es muy fácil pensar que podemos solucionar todos los problemas de la organización en 90 días, pero es realmente una utopía intentarlo. Solo podéis aspirar a obtener resultados en pocas áreas, por lo que es muy importante detectar cuales son las más prometedoras y centrarse en ellas.
  • No tenemos en cuenta la situación del negocio, y que es realmente importante para este en su situación. La comunicación es importante, hemos de conseguir que la gente nos explique el estado real y los retos que tiene la organización.
  • No nos ajustamos a la cultura de la empresa. Típico error, llegamos a una empresa y nos pensamos que somos los únicos que valemos allí, porque hemos visto muchas otras cosas en otros sitios. Yo he llegado a la conclusión de que nada se hace por nada, quiero decir, que cada cosa que se hace en una empresa tiene su explicación, buena o mala, pero la tiene. Los logros de otros lugares pueden ser fracasos en el nuevo. Por ejemplo, yo en la nueva empresa propuse crear una nueva figura de controller de stocks, que aunque creo que hubiera encajado perfectamente, chocaba frontalmente con la cultura empresarial de contención de gastos de personal.
  • Lo que piensa vuestro superior es importante, por lo que mejor que escojamos logros que sean importantes para él también. No solo hemos de pensar en la organización como un todo, sino en lo que él cree que es importante. Con esto no quiero decir que tengáis que hacer lo que él quiere siempre, pero mejor si escogéis algún logro que sea de su órbita.
  • El fin no justifica los medios. Si obtenéis resultados impresionantes, pero vuestros colegas creen que sois manipuladores, marrulleros, o inconsistentes con la cultura empresarial, os estáis buscando problemas. Las metas han de mostrar el nuevo estilo que vosotros vais a tener, y eso os ayudará a encajar.

Por ejemplo, en mi caso, que llegaba a una organización que empezaba a implantar un ERP, al final mi  puesto no era demasiado necesario, ya que por un lado estaba el equipo actual de informática, que conoce perfectamente la empresa, y por otro lado están los consultores, que conocen el ERP, por lo que yo realmente era prescindible en ese proyecto. Era muy importante hacer ver que yo iba a velar por los intereses de la empresa, ya que los consultores externos habitualmente miran por ellos y buscan la ley del mínimo esfuerzo. Por desgracia yo no conocía nada de la organización, pero si tenía una amplia experiencia en el ERP y las implantaciones, por lo que mi trabajo ha ido encaminado a dar el contrapunto en las reuniones de avance, para hacer ver al equipo de implantación que era mejor tenerme allí porque hacía que los consultores se esforzasen mas y no se quedasen con la solución fácil, y sobre todo que no les tomasen el pelo apoyandose en el desconocimiento. Esa era mi manera de aportar valor al proyecto. Y la verdad es que lo he conseguido, la opinión general de la dirección es que menos mal que yo estoy por allí.

Es muy importante conseguir credibilidad personal en los primeros 90 días, e inercia de buen hacer, por lo que los logros iníciales son muy importantes. Sobre todo pensad que tenéis que conseguir estar en línea con lo que la organización quiere, pero ir introduciendo los nuevos patrones de comportamiento que queréis establecer en la organización. Con estos dos objetivos claros, ya podéis planificar que es lo que tenéis que hacer en los próximos 90 días, y en los 900 siguientes. Yo me he hecho un plan estratégico, con su misión, visión y valores. Me voy a basar en cinco puntos principales: modernización, simplificación, calidad, moderación y servicio. Ya lo he dicho, la credibilidad es muy importante en estas primeras acciones, tenéis que conectar con la organización, y tenéis que tener muy claro que mensajes queréis dar acerca de vosotros y de lo que queréis representar.

Anuncios