Esta semana estoy fatal de tiempo, y se nota en las entradas del blog. El viernes he de asistir a mi primera convención en la nueva empresa, y me toca además hacer una presentación de un proyecto que estoy llevando de factura electrónica, y además nos han entregado el análisis de procesos para la implantación de Sap R3, que nos lo hemos de leer para la semana que viene -un documento de más de 340 páginas-. Por lo tanto, hoy una entrada corta.

Mi regla de oro para las presentaciones es la de 10/20/30, o sea, máximo 10 diapositivas, máximo 20 minutos de presentación, mínimo 30 ppp de medida de letras. En este caso es especialmente necesario, ya que lo que voy a contar es un tema muy importante para la empresa, pero que realmente no lo es tanto para las personas a las que se lo voy a presentar, por lo que he de intentar huir de los detalles técnicos y que se queden con las ventajas. Tenéis que pensar muy bien qué es lo que las personas que os van a escuchar les interesa oír, lo que realmente les va a servir de algo cuando salgan de oíros.

La gente que me escuche no ha de contar las diapositivas, si lo hacen voy mal, quiere decir que les estoy aburriendo. Es demasiado habitual intentar incluir demasiado contenido en la presentación, intentad manteneros en poco tiempo, y pocas ideas. El texto ha de ser en letras grandes, porque la gente no va a leer, sino a que les expliquen cosas, para leer mejor les hacemos un informe y que se lo lean tranquilamente.

Cuidado con las transiciones y los efectos en las diapositivas, lo único que hacen es distraer, yo intento poner las mínimas, habitualmente solo entre diapositivas. Y no dejo de hablar cuando estoy cambiando de diapositiva, con esto no se pierde el ritmo.

Y sobre todo entrenad. Y con personas, no con el espejo. Y es muy importante como empezáis, os lo tenéis que preparar especialmente bien, por desgracia la primera impresión cuenta demasiado en estos casos.

 

Anuncios