Me encanta el concepto de este libro. Las compañías venden sus productos o servicios, las personas en las empresas venden sus ideas, y tu éxito depende de cómo lo haces. Y realmente es difícil hacerlo, ¿verdad? The art of woo intenta darte las claves para vender tus ideas en las organizaciones.

Clasifica a los diferentes tipos de estilos de persuasión en cinco categorías, que son el conductor, el comandante, el promotor, el jugador de ajedrez y el abogado. Pero sobre todo habla de la autenticidad de tu postura. Tu credibilidad personal es la base de tu influencia. No puedes ser una persona diferente según a quien has de convencer, eso te hace perder esa autenticidad que te hace ser persuasivo.

Todo empieza por tener una idea, desarrollarla bien para que sea factible y tenga sentido. Una vez la tienes, has de pensar a quien has de convencer y trazar tu estrategia. Incluso las ideas más descabelladas pueden llevarse a cabo en los más difíciles entornos si actúas de manera sistemática, un paso cada vez, poco a poco. Has de marcarte metas en cada encuentro con las diferentes personas que te ayuden a conseguir el objetivo final.

Me encantan los ocho caminos que te llevan a conseguir la atención de la audiencia a la que tienes que convencer, si se trata de personas intuitivas:

  • Hazlo vivido. Utiliza imágenes, pero que hagan que la audiencia piense lo que tú quieres que piense.
  • Utiliza demostraciones que la gente pueda entender. Si puede ser, has de crear muestras físicas de lo que promueves que la gente pueda tocar.
  • Ponle todo tu corazón. Si tú crees en lo que vendes, la gente estará mas dispuesta a creer también en ti. Lo que convence es la convicción, si está basada en sentimientos genuinos.
  • Explica una historia. Es la típica manera de convencer, integrar tu idea dentro de una historia que la persona intuitiva sepa extraer.
  • Personaliza tu idea. Con ejemplos reales, de personas o cosas que tu hayas visto o que te hayan preguntado. Ponle nombre a las personas y a los lugares.
  • Hazlo como un puzle. Quiero decir, haz que las piezas encajen, o mejor, colócalas de manera que la audiencia las haga encajar.
  • Usa analogías y metáforas. Si la audiencia no conoce mucho sobre el tema, es mejor empezar con algo que conozcan, para poco a poco ir llegando al objetivo.
  • Haz que la audiencia piense. Sobre todo se trata de conseguir que las personas piensen de nuevas maneras acerca de problemas ya conocidos.

El otro día Mª Ángeles me explicaba un caso de un niño que para conseguir no ir a la piscina se había portado todo lo mal que había podido, y había conseguido que lo castigaran. Es genial, consiguió lo que quería haciendo lo contrario -la maestra fue muy poco inteligente, cayó en la trampa. Rockefeller era un especialista en esto, jugar con las personas para conseguir que ellas hicieran lo que él quería -era un jugador de ajedrez en la clasificación anterior.

En resumen, un libro interesante para que aprendáis como vender vuestras ideas en vuestras organizaciones.

Anuncios