El otro día, en los comentarios de la entrada sobre la crisis de complejidad, mi amigo Jorge comento que me parecía mejor mejor grandes empresas o pequeñas empresas, o diversificar cuando la empresa ha llegado a tu techo. Comiendo con mi amigo Israel, también salió el tema, hablando de una empresa que él conoce. Me gustaría introduciros el concepto de empresas bonsái, tal como vi en el blog de Kent Blumberg, que citaba una entrevista de Charles Handy.

Lo que decía el autor es que muchas veces lo grande no es lo mejor. Ayer hablando con mi hermano comentábamos que muchas veces el problema de la empresa Española es que no pensamos en grande, no queremos añadir ceros en nuestra facturación. Por eso cuando llega un competidor de fuera que si ha pensado en grande, se nos come ya que no tenemos masa crítica para aguantar y competir. Quizás el truco consista en quedarse pequeño para que no podamos ser el objetivo de otra empresa más grande. Y quizás seamos más efectivos si nos mantenemos en esa medida.

Podemos comparar las características de un bonsái con las de una organización pequeña:

  • Son versiones pequeñitas de sus hermanas grandes, perfectas en todos los detalles, pero en pequeño.
  • Tienen elegancia y personalidad. Muchas veces son fruto del carisma de una persona.
  • Se tarda años en obtener un buen ejemplar. No hemos de confundir organizaciones bonsái con organizaciones de nueva creación, hablamos de empresas de cierta edad.
  • Los bonsáis se mantienen pequeños porque crecen en pequeñas macetas, y porque son podados y moldeados de manera consistente y enérgica. Las organizaciones bonsái lo son porque se mantienen en pequeños nichos de mercado, y porque purgan constantemente productos, servicios e infraestructura.
  • Son especímenes vigorosos y valiosos.
  • Los bonsáis y su maceta forman un conjunto muy bien armonizado, y lo mismo pasa con las organizaciones bonsái y su nicho de mercado.
  • Como la maceta o el nicho de mercado dejan poco margen de error, es bastante difícil equivocarse en la estrategia a seguir -en el riego, en el caso del bonsái, se ve porque la tierra está seca.

¿Y si yo quiero algo realmente grande ya que las organizaciones bonsái me saben a poco? Entonces Handy propone que crees varias empresas bonsái, cada una de ellas en un nicho diferente. Créalas y hazlas crecer con cuidado y a tu gusto, y cuando ya vayan solas y tengas tiempo, planta otra y añádela a tu jardín de bonsáis.

¿Qué estrategia quieres seguir? ¿Aspiras a que tu empresa crezca en algo mucho mayor de lo que es ahora, o prefieres mantenerla pequeña y elegante, y diversificar en otros negocios? Yo personalmente me veo mucho más cómodo con la segunda opción, pero todo son gustos. Aun y así se ha de ser de una pasta especial para ir creando empresas, porque las ideas a veces nos fallan. Pero está claro que para una pequeña compañia puede ser más sencillo hacerse espacio en un nicho ya existente, ya que las empresas que están en el pueden no reparar en ella. Siempre con cuidado, que hacerse con una base de clientes es muy complicado por ejemplo, o sea, de fácil nada.

Anuncios