He de decir que este libro, Meatball Sundae, Is Your Marketing Out of Sync?, es de lo mejorcito que ha llegado a mis manos últimamente. Se trata de un libro que intenta enseñarte, siempre hablando de marketing, qué funciona y qué no en este momento, como reinventar tu estrategia de marketing, y como hacer que el marketing sea el motor de innovación de tu empresa. No está mal para un libro de 256 páginas. La verdad es que es un compendio de tendencias -de hecho, son 14- que me han dado mucho que pensar. Vamos por partes.

Lo primero que comenta es que cada vez más a menudo las organizaciones oyen directamente del consumidor, y también cada vez con más frecuencia venden directamente al consumidor -sin intermediarios-. Aun mejor, las organizaciones crean productos para sus clientes, en vez de ir a buscar clientes para sus productos. El cliente quiere ser tenido en cuenta. Esto se ve mucho más claro pensando en la cantidad de empresas que venden desde la web directamente al cliente, sin intermediarios. Y esto les da la oportunidad de poder preguntar qué es lo que el cliente necesita.

La segunda tendencia es que la voz de los consumidores cada vez suena más fuerte. Por ejemplo, en los blogs. Para muchas personas, el blog es una herramienta para hacer llegar su voz a muchas otras personas. Pero lo que hace que un blog sea algo mucho más interesante que las herramientas de publicación personales anteriores es que estos están conectados, indexados, evaluados, y están por todos lados. Un artículo de un blog se enlaza desde otro blog, lo que hace que llegue a muchos más lectores, por lo que su influencia es mucho mayor. Y no solo esto, sino que un comentario puesto en una entrada de un blog puede llegar mucho más lejos que la información que tu empresa con tanto cuidado publica en su página web, ya que Google seguramente la mostrará antes. Por lo tanto, el punto de vista de los blogueros tiene mucha fuerza. Me encanta la definición que da de un blog, se trata de la herramienta que conecta tres deseos, el de oír nuestra propia voz, de hacer que esta sea oída por otros, y de saber qué es lo que otros piensan de lo que decimos. Por primera vez en la historia, el grafiti en la pared tiene mucho más poder que la versión oficial.

La tercera tendencia es la de la autenticidad, ya que se oye acerca de las organizaciones desde muchas fuentes, no solo una. Por lo tanto, has de tener un mensaje consistente, ya que si dices una cosa y haces otra, tarde o temprano te van a pillar. Las personas no somos demasiado buenos recordando hechos, a no ser que nos los pongan en un contexto. Aquí habla de la empresa de ropa Patagonia, y de su historia, que no tiene nada que ver con vestirnos, y si con preservar el medio ambiente. Habla de que esta historia se transmite en todo lo que la empresa hace, desde notas de prensa, catálogos, etiquetas, todo.

La cuarta tendencia es la de la pérdida de la atención por parte del consumidor. El marketing ya no puede enviar mensajes demasiado complejos, ya que las personas tenemos demasiadas interrupciones, y muchas opciones para elegir. Antes los anuncios eran de un minuto, después pasaron a ser de medio minuto, quince segundos… Últimamente no duran más que 5 segundos en la radio en algunos casos. Como tenemos tanto para escoger, el mensaje se ha de acortar, ya que las personas no tenemos espera. Además, podemos hacer anuncios televisivos que cuestan un ojo de la cara, pero también podemos insertar un banner en una página web, que cuesta poquísimo. Por lo tanto, podemos obtener el mismo número -o mayor- de personas viendo nuestro mensaje por una fracción de lo que antes costaba.

La quinta tendencia es la de la larga cola, acuñada por Chris Anderson. Pedro Robledo la nombró en un comentario de una entrada anterior. Las empresas que dominan el mercado porque consiguen artículos número uno poco a poco se va acabando. Los consumidores premian a las organizaciones que les ofrecen muchas posibilidades para elegir, y esto ha cambiado la forma de crear y vender un producto. Si a las personas se nos da la posibilidad de elegir, querremos elegir, y las empresas que dan muchas posibilidades son las que más éxito tienen. Por ejemplo, iTunes, que nos da tantas canciones que nunca las podremos escuchar en nuestra vida, pero nos permite escoger que es lo que queremos realmente escuchar. La web ayuda a esto, ya que los sitios ayudan a tener un inventario “virtual” que jamás podríamos tener físicamente. O por ejemplo Starbucks, que tiene una gran cantidad de posibilidades en su oferta, y no es porque les guste complicarse la vida, sino que así consiguen contentar a mas personas.

Bueno, me ha salido una entrada larga, y aun no he llegado ni a la mitad. Seguiré con este libro, que como podéis ver, me ha apasionado.

Anuncios