No hay nada personal en esta entrada. Ya sabéis los que seguís el blog que yo soy antes que otra cosa, informático. Reconozco que me gusta mucho la gestión y la estrategia, pero siempre desde el punto de vista de los Sistemas de Información. En los proyectos en los que intervengo, siempre me dejo una parte técnica para mí, aunque sea pequeña. Algo que me permita entrar y salir, que no requiera un mantenimiento muy pesado.

La idea de esta entrada me la dio un podcast de Susan Cramm, una mujer con mucha experiencia en el mundo de IT y del management, que francamente ha tenido una carrera que me gustaría emular. Nuestro trabajo siempre ha sido bastante incomprendido, lo es y lo será. Y creo que muchas veces ha sido a causa de mucha gente que se ha metido en este mundo sin tener la profesionalidad adecuada, y ha complicado las cosas a los que han intentado ser profesionales. Pero bueno, vamos con algunas de las cosas.

Algo que normalmente no gusta, sobre todo a los directivos de otros departamentos, es tener que depender de nuestro trabajo. Ya comenté hace algunas entradas sobre el cambio de rol de los Directores de Organización. La mayoría de las veces, para cualquier cambio de proceso, se requiere un cambio en los Sistemas de Información. A nadie le gusta depender de otros.

Otra razón es que normalmente la informática se considera un coste para la empresa. Y debido a los cambios tecnológicos, siempre se ha de invertir en ella. Y el control de los presupuestos del departamento es complejo. Nos ven como un pozo sin fondo.

Además los proyectos informáticos nunca acaban. Siempre hay algo nuevo que añadir, una nueva funcionalidad que programar, siempre se dejan cabos sueltos, o posibilidades no contempladas que surgen. Y normalmente los equipos que llevaron a término el proyecto ya están asignados a otros, por lo que siempre quedan inacabados. Y nunca conseguimos los objetivos que la gente se ha marcado para los proyectos que llevamos a cabo.

Y como normalmente es difícil tener absolutamente todo el conocimiento en casa para llevar a cabo todos los proyectos, se ha de recurrir a empresas externas, que habitualmente no conocen el negocio y solo miran por sus propios intereses. Pero al final la responsabilidad es del Director de IT, y si estas empresas no hacen bien su trabajo, la culpa es nuestra.

No hablemos de los problemas de obsolescencia. Quiero decir que por desgracia el día a día no te deja estar demasiado al tanto de los muchísimos avances que se producen en el sector. Normalmente en los departamentos de IT nos acabamos encontrado gente que no están del todo a la última. Cuando nuestros hijos nos enseñan cosas nos lo tenemos que empezar a mirar un poco. O cuando gente de la empresa nos cuenta avances tecnológicos de otras compañías y lo miramos con cara de póker sin entender que nos dicen.

Y por último, nunca damos buenas noticias. Siempre venimos con problemas, con cosas que no se pueden hacer de la manera que las habéis pensado, con retrasos en la entrega de resultados, con nuevas necesidades que requieren más inversión… Somos los chicos malos de las reuniones.

A todos mis amigos informáticos, no os lo toméis a mal. Al final, en todo esto se refleja un absoluto desconocimiento de nuestra profesión por parte de las personas a nuestro alrededor. Haré otra entrada con las cosas buenas que tiene lo que hacemos.

Anuncios