La verdad es que la HBR es una fuente increíble de buenos consejos, no puede ser de otra manera dada las personas que escriben allí. Pero hay veces que un artículo destila clase en cada uno de sus párrafos, y el titulado Reaching Your Potential es de esos. Lo ha escrito Robert S. Kaplan, grande entre los grandes.

¿Y de que habla este artículo? Pues de todas esas personas que se plantean si realmente el éxito profesional nos da la satisfacción profesional. Nos esforzamos por llegar más alto, tener más responsabilidad, ganar más dinero, mandar sobre más personas, esa definición de éxito que la sociedad nos ha dado. Pero ¿eso nos da satisfacción profesional y sentimiento de haber cumplido?

Estar contentos con lo que hacemos conlleva tener muy claro como definimos el éxito en nuestro corazón, esto es algo que he hablado muchas veces con Mª Angeles. Y si realmente es eso lo que queremos hacer, hemos de definir el camino que nos lleve a conseguir esos objetivos. Y muchas veces significará rehacer nuestra carrera, un acto profundo de valentía personal. No hago más que hablar con amigos que se están “replanteando” su futuro… Debe ser algo de este tiempo que nos ha tocado vivir. Todos tenéis que tener claro que es nuestra responsabilidad decidir hacia dónde ir, nadie lo va a hacer por nosotros.

Lo primero que tenéis que hacer es conoceros a vosotros mismos. ¿Cuáles son vuestras fortalezas y vuestras debilidades? Todos somos muy buenos definiendo nuestras virtudes, pero muy malos con nuestros defectos, y eso es un problema, porque no nos permite mejorar, una fuente habitual de insatisfacción profesional. Lo mejor es que habléis con la gente de vuestro alrededor para que os ayude con esto, y pensad que se requiere mucha humildad, porque muchas veces no nos va a gustar lo que escuchemos.

Una vez tenemos claro como somos, hemos de pensar que es lo que nos hace disfrutar cuando lo hacemos. ¿Cuál es vuestro trabajo ideal? ¿Qué tiene en común con vuestro trabajo actual?

Ya hemos decidido hacia donde queremos ir. Ahora deberíamos identificar las tres o cuatro actividades que nos llevarán al éxito en esta nueva faceta. Es muy habitual que no conozcamos los factores de éxito más importantes que actúan en nuestro trabajo actual, o sea que imaginaron en el futuro. Pero los hemos de definir y tener claro, y preguntarnos si nos va a gustar desempeñar esas tareas antes de liarnos la manta al cuello.

No nos hemos de dejar llevar por las ideas preestablecidas ni por las opiniones populares. Por ejemplo, ¿cuántas personas han escogido carreras, por ejemplo abogados o médicos, porque eran financieramente y socialmente deseables, y se han arrepentido de ellos muchos años atrás porque no les gusta lo que hacen, o simplemente han estudiado para luego no dedicarse a ello?

Me cuesta mucho resumir lo que dice el artículo, ya que está lleno de ideas y ejemplos que dan buenos consejos. Seguro que esta entrada no expresa lo mucho que se puede aprender de él. Y no os quedéis con que solo habla de cambios de dirección, también habla de cómo conseguir satisfacciones sin cambiar de trabajo, cambiando nuestra forma de ser. Al final se trata de identificar tu sueño, desarrollar las habilidades necesarias para llevarlo a cabo, y tener carácter y liderazgo. Y hay que tener la mente muy clara para ir realizando ajustes en el camino, siempre con el objetivo de seguir un camino que refleje quien tú realmente eres.

Anuncios