Pues sí, ya llevo dos años de blog. Parece que fue ayer cuando con mi amigo Israel lo comentábamos y nos poníamos manos a la obra, cada uno con lo suyo.

Reconozco que estos últimos meses no he estado demasiado prolífico, pero no es porque haya perdido la ilusión y las ganas, sino porque el trabajo me ha absorbido muchísimo, y es uno de mis problemas, cuando tengo algo que me adsorbe, mi predisposición mental disminuye para el resto.

Pero para que veáis que esto sigue en serio, he cambiado la pinta del blog -un poquito-, y he añadido un widget nuevo de calendario, en el que espero como mínimo añadir una marca una vez por semana.

Hasta muy pronto.

Anuncios