En la entrada anterior hablaba de las cosas que no nos gustan de los departamentos de Tecnología de la Información. Ya dejé claro que el problema no era con las personas, sino con el sistema. Pero en este caso pasa como con la Democracia, ya sabemos que no es perfecta, pero es el sistema más justo que se conoce, y por lo tanto hemos de aceptarla, y lo mismo se aplica con la Informática.

Como ya comenté, la mayoría de los problemas se producen por el total desconocimiento de nuestra profesión, y de lo que realmente cuesta hacer las cosas. Normalmente las peticiones que recibimos son por parte de personas que buscan una solución a su problema, pero que no caen, porque muchas veces desconocen, en la repercusión que eso puede tener en el resto de la organización. Y muchas veces estos “efectos colaterales” producen problemas de rendimiento en la empresa.

Muchas veces se culpa a las personas de los problemas informáticos, pero habitualmente estos hacen todo lo posible para que los sistemas funcionen correctamente. No se trata de dejadez, se trata de complejidad.

Sobre la dependencia que se tiene de los sistemas de información, también es verdad que son fundamentales para llevar a cabo muchas labores dentro de una organización que de otra manera serían imposibles o requerirían muchísimas personas. Además los Directores de Organización muchas veces tienen una visión de las repercusiones que pueden tener las acciones tomadas que no tienen otros roles en la empresa. Por lo tanto esta dependencia se puede ver como un gran apoyo.

Sobre el coste de los proyectos informáticos, ¿por qué no pensamos en lo que estos aportan a la organización? Está claro que la informática es una ciencia en constante evolución, y que muchas veces los avances tienen poco sentido, pero otras muchas si son realmente un aporte fundamental para la empresa.

Y ¿por qué en vez de criticar que los proyectos informáticos nunca acaban no lo vemos como que los Departamentos de IT normalmente se hacen cargo de tareas muy complejas y se esfuerzan en llevarlas a buen término sin tener toda la información y sin el suficiente apoyo por parte de las personas implicadas? Esto es por desgracia demasiado habitual.

Realmente intentamos que las empresas que subcontratamos hagan bien su trabajo. Pero es imposible validar todo lo que se hace, ya que también tenemos nuestro día a día.

Y si, a veces no estamos a la última en tecnología, pero alguien ha de mantener funcionando todos esos sistemas antiguos que la empresa posee y que actualmente son los que hacen que siga funcionando. Ya nos gustaría estar siempre en la cresta de la ola, pero por desgracia, comemos de lo que sabemos, y muchas veces no tenemos tiempo de aprender todo lo que va saliendo. Y no olvidemos que la informática ha sido durante muchos años el motor de las empresas, no despreciemos lo que tenemos.

La informática bien llevada aporta mucho valor a las organizaciones. Pero yo creo que la clave está en que la profesión sea entendida mucho mejor, que se profesionalice de una vez por todas y que no haya tanto aficionado que se cree entendido, y que deje de haber tanto mercenario sin escrúpulos que aprovechándose del desconocimiento de la materia por parte de las personas que tiene delante hace chapuzas que luego dan mala fama a los que sí intentamos hacerlo lo mejor posible dentro de nuestras posibilidades.

Quizás esta entrada haya quedado algo dura, pero después de muchos estudios y más de 20 años como profesional en el sector, y con algunos hitos importantes ya conseguidos, creo que estoy en mi derecho de hablar como lo hago.

Anuncios